¿Monstruo?, ¿mitología?, ¿leyenda?

Uno de los misterios más famosos y que más ha despertado la curiosidad en el ser humano es sin duda el monstruo del Lago Ness. Los primeros avistamientos registrados en periódicos datan de épocas modernas y hablan de una criatura muy grande ubicada en un lago profundo de Inverness, en Escocia; aunque, al parecer, existen textos del siglo VII en los que se menciona el rescate de una persona que estaba siendo atacada por un animal en el lago.

Las primeras descripciones hacen referencia a un pez misterioso o criatura muy extraña, pero justo tras el estreno de King Kong y la creciente “monstruomanía”, fue descrito como un monstruo prehistórico de cuello largo.

La expectación y el interés por esta criatura, lejos de disminuir, se ha ido incrementando con el paso del tiempo y con las nuevas tecnologías: la fotografía, el sónar… Científicos, investigadores y buscadores de misterios han intentado encontrar a Nessie, como se le llama cordialmente, o  por lo menos dar una explicación sobre esta historia, pero la difícil orografía del lago y su profundidad hacen complicado un rastreo exhaustivo. La única fotografía constatada y que durante años se consideró como prueba fehaciente es falsa, tal y como terminó confesando su autor, aunque fue tanta su repercusión que se ignoró este hecho. Se contabilizan cientos de avistamientos, pero la mayoría no pueden ser confirmados ya que, en ocasiones, el cerebro distorsiona cualquier imagen y “ve lo que quiere ver” y cualquier ondulación del agua o pez grande puede ser reportado como el famoso Nessie. Las hipótesis son incontables: desde que es un animal prehistórico, una especie de dinosaurio congelado durante una glaciación y descongelado con los años, pasando por un esturión gigante, o incluso un ser de la mitología escocesa, un kelpie; pero también hay quién dice que es un engaño urdido con premeditación, una leyenda que se ha utilizado para fomentar el turismo local.

Lo que es cierto es que el Lago Ness está situado en la falla geológica Gran Glen y los movimientos sísmicos que se producen pueden ser la explicación a las olas y burbujas que se relacionan con la presencia del monstruo.

Probablemente nunca se sepa la verdad sobre Nessie y pueda que sea lo mejor, porque el ser humano no solo necesita el raciocinio, también la imaginación, los sueños y el misterio.