¿Qué poder tiene el sueño en nosotros? Una actividad en la que se invierte una media de unas ocho horas diarias debe tener una gran importancia a nivel funcional. Descanso, recuperación, regenerar funcionas vitales, reactivación… eso es lo que ocurre cuando dormimos, pero ¿y el soñar qué función tiene? Desde la antigüedad, los sueños se han considerado como mensajes del más allá, premoniciones o comunicación con otros niveles de realidad. Un mundo casi mágico que ha servido de inspiración a pintores y escritores, llegando a crear nuevas corrientes artísticas como el surrealismo, y recreando en sus obras esos universos extraños y metafóricos, y a veces, aparentemente, sin sentido.

La explicación a las imágenes hay que buscarlas en nuestro propio interior: nuestros deseos y anhelos, preocupaciones, cosas que hemos visto o situaciones que aunque conscientemente no hayan despertado nuestro interés, han quedado en el inconsciente. ¿Y esto nos pasa a todos? Sí, todos soñamos aunque no lo recordemos. Cuando estamos dormidos se suceden varios ciclos formados por varias fases que van del sueño más ligero al más profundo; en la fase REM (movimiento rápido de los ojos) es cuando los sueños aparecen, también las pesadillas. Es aquí también donde aparece una parálisis en los músculos que es normal, ya que si soñamos que corremos moveríamos nuestro cuerpo y esto evitaría el descanso. La parálisis anormal es la que se sufre al despertar y las funciones motoras se inhiben. Las causas pueden ser estrés o fatiga.

Hay muchas enfermedades relacionadas con el sueño: insomnio, parálisis del sueño, narcolepsia, sonambulismo… En ocasiones no hay una respuesta exacta para estos problemas. No se conocen todas las respuestas sobre el sueño y sus misterios.